Traslado de Jesús

La Semana Santa de Murcia ofrece muchos momentos ineludibles en la agenda cofrade del buen nazareno. Sumergidos de lleno en ella amanece el Miércoles Santo impregnado de aromas, colores y sabores. Sentimientos y recuerdos. La convocatoria de la Cofradía de Jesús recorre la ciudad de Murcia con sus carros bocina haciendo sonar sus ancestrales tambores sordos, se pronuncian las notas de una banda de musica al ritmo de La Saeta o Ntro. Padre Jesús. La mañana avanza.

El Barrio del Carmen se prepara para su mejor tarde, la de "Los Coloraos" y son estos los que, a modo de hermanamiento entre ambas instituciones, portan y escoltan el pendón de la Cofradía de Jesús durante el traslado hasta su capilla. Han visitado a sus mayordomos, han avisado a toda la nazarenía murciana que Jesús vuelve a la calle, vuelve a su capilla y saldrá en la mañana del Viernes Santo. 


Entre los edificios del antiguo Arrabal del Arrixaca, se oyen unas campanas voltear. Un murmullo rodea la Iglesia de las Agustinas, Cristo porta nuestra Cruz y sale a tu encuentro. Es casi imposible mantenerle la mirada. Esta imagen al igual que la del Rescate no entiende de cofradías ni de colores, es patrimonio de Murcia, transciende mucho más allá del mero hecho de ser Titular de una institución. Una unción equiparable a Ntra. Sra. de la Fuensanta (con la que procesionara por el interior de la Catedral, siendo esta una de las claustrales más antiguas que se recuerden) 

Camina entre la gente, a penas se detiene, su paso decidido a cumplir con la voluntad del Padre le lleva hasta su capilla, en donde permanecerá hasta la mañana del Viernes Santo.

A la cita acuden numerosas representaciones, cofradías de la ciudad, nuestro Obispo, corporación municipal, además del Pregonero y Nazareno del año. Como curiosidad, hay que decir que este es el único traslado de Murcia en el que los estantes van vestidos con sus túnicas.









Resucitó

Si tuviera que invitar a unos amigos a visitar Murcia en Semana Santa, sin lugar a duda le recomendaría que estuvieran hasta el último día para poder ver la procesión del Resucitado. No por la alegría que se desprende, que también, si no por sus pasajes evangélicos. Se trata de una procesión única en nuestro panorama nacional. Un cortejo completísimo al relatarnos la Resurrección y Ascensión a los cielos de Cristo Nuestro Señor. 

No hay procesión tan completa y correlativa como esta. Además, cuenta con bellísimas imágenes que nos transfieren a primera vista el gozo de la Resurrección. El imponente Cristo Resucitado, el sereno Cristo de la Aparición de Santo Tomás... el bellísimo rostro del Señor de la Ascensión. Se trata de un compendio inigualable y que solamente podrá encontrar en la capital del Segura.
 
Tengo que confesar que, cuando eres pequeño, esta procesión muy a tu pesar la conoces como "la del demonio" Para todo aquel que sea de fuera se preguntará su significado. Pues bien, como pueden comprobar en la fotografías, abriendo el desfile tras el pendón de la Archicofradía, viene encadenadao, rodeado de ángeles niños, y sacando la lengua este ser de lengua roja y grandes alas negras. Imagínense ver venir a este personaje (lo digo con todo el cariño del mundo) verlo venir de frente. Aquello era una auténtica pesadilla. No había lugar donde esconderse en la calle del Cristo de la Esperanza. Confieso y digo la verdad si cuento aquello de esconderme en el bar "La Tapa" vomitando de los propios nervios. También es verdad que yo de chico era un poco "pupas" para estas cosas.

Recuerdos infantiles a parte, quiero desde aquí reinvindicar este día como otro de los grandes de nuestra Semana Santa. Parece que por aquello de ser la última y estar impregnada de tintes gloriosos se desmerece, pues no. Esta es la procesión más importente de todas. ¿De qué servirían todas las procesiones anteriores si no hubiera resucitado Cristo? Es una mañana de gozo y explosión de felicidad. Si hemos llorado la muerte de Cristo, si verdaderamente hemos sentido sus últimas Siete Palabras... corre a Santa Eulalia, Nuestro Señor ¡ha Resucitado!


Para poder comtemplar mucho mejor todo el volumen de los tronos, os dejamos un vídeo que realizamos en la Semana Santa del 2011











Sábado Santo en Murcia

Cristo yace en San Juan de Dios y María, en la Luz de su Soledad, contempla los Misterios de la Pasión de su Hijo... momentos de espera y luto.

Contando las horas para que Cristo resucite en Santa Eulalia, Murcia comtempla el cortejo que los hermanos de la Cofradía del Yacente organizan desde San Juan de Dios. El imponente cuerpo yacente de Cristo se posa sobre un monte de claveles blancos, avanza silencioso el trono que elevan sus estantes a lo más íntimo del callejero murciano. 

Unas horas antes, nuestra ciudad vivía con gozo el nacimiento de una nueva procesión. Aunque ya había sido bendecida la nueva imagen y llevada en glorioso traslado a Santa Catalina, aquella tarde tuvo lugar el inicio de una prometedora procesión que, con tan solo un año de vida, es ejemplarizante ente todas las demás. Incienso, cuidadas filas de penitentes, solemnes sones musicales respaldando a la soberana Señora... Todo un acierto, el cual ha sido muy bien acogido en el seno de la familia nazarena de Murcia.

Cofradía de la Caridad
Ntra. Sra. del Rosario en sus Misterios Dolorosos
Iglesia de Santa Catalina










Cofradía del Stmo. Cristo Yacente y 
Ntra. Sra. de la Luz en su Soledad
Iglesia de San Juan de Dios







 

Noche del Viernes Santo

Cuando la noche se acerca a Murcia, habiendo procesionado la Cofradía de Jesús sus tronos, según el Evangelio de Salzillo, aún con la emoción contenida al paso de la Dolorosa y sus delicadas lágrimas, intentando reponer fuerzas... Cristo muere en San Bartolomé. Todo está cumplido.

Han desfilado las Cofradías del Amparo, Fe, Caridad y Esperanza abriendo la Semana Santa con sus cortejos. Cristo ha derramado su Perdón desde San Antolín la noche del Lunes Santo, y nos da hospitalaria Salud en la noche del Martes Santo en donde es nuestro Rescate. Han salido de la huerta y de todos los rincones de la ciudad vestidos de colorao a la Iglesia del Carmen los nazarenos de Murcia, ciudad que sumergida en total oscuridad comtempla el silencioso Refugio de Dios tras el paso de su Madre en Soledad. Es la víspera de un final anunciado.

Monumentos en las iglesias, salves ancestrales de nuestros auroros, túnicas colgadas en nuestras casas. Cientos de caramelos y estampas preparados... Murcia revive la Pasión de Cristo la noche del Viernes Santo con su Santo Entierro.

Es el turno de Servitas, Misericordia y Sepulcro. Estamos de vuelta, es la recta final. Cristo descansa en su cruz y desciende a los brazos de su Madre que, horrorizada por lo acontecido, no aparta la mirada de su Hijo mientras es sepultado y queda en Soledad. 

Una cita altamente recomendable para los murcianos y forasteros. Una tarde noche en la que cronológicamente vemos las escenas del entierro de Jesús, una completa representación de los últimos días en la tierra de Nuestro Señor

Damos las gracias a nuestros amigos, José María Falgas y Alejandro Romero, por estas fotografías

COFRADÍA DE LA MISERICORDIA
Aunque su sede es la Parroquia de San Miguel, hace su salida procesional
desde la Parroquia de San Antolín





COFRADÍA DE LOS SERVITAS
Sede: Parroquia de San Bartolomé




COFRADÍA DEL SANTO SEPULCRO
Sede: Parroquia de San Bartolomé